septiembre 30, 2011

Hay una canción. Hay mar. Hay noche y hay té. Hay agua y harina de chipá. Hay una mujer que duerme, hay personas que hablan.
Hay aire que entra en mi pecho, llevándose ese asma que cada tanto me amenaza. Hay gotas, de esas que caen de los ojos.
La verdad de hoy es un incierto en el futuro. Nada es como semeja ser, nada fue como parecía, nada será como se espera.

Veredas en las cimas de los montañas. Dos ojos como lunas que miran estas letras.

Acaso un encuentro que me ilumine el día. Y no hallo más que puertas que niegan lo que esconden.

No hay comentarios: