noviembre 29, 2011

Cosas que realmente no es indispensable decir.

Tuve, por un tiempo, un blog paralelo. Lo empecé el 24 de octubre y la última entrada fue el 7 de este mes.
Digamos que tenía el objetivo de ser una suerte de "diario", un registro sin vueltas. Fulano era fulano y mengano mengano. Bueno, ahora revisándolo veo que no era tan así. Un nombre no estaba.

El blog era tintachinaverde pero si van a verlo no lo van a poder leer porque ayer le puse privacidad y sólo Aylen puede leerlo. Pidan permiso que los dejo pasar, igual. O no.

Pero bueno, la cosa es que quería hacer el cambiazo de nombre entre tintachinaverde y hablemos-de-la-liebre (que ya era harto insoportable), pero vi que pude sacarle los guiones a hablemosdelaliebre. Antes no se podía. Seguro que ese blog que tenía el nombre cerró. Me caga de gusto eso.

Y ahora le estoy hablando muy randomente a un flaco. ¿Qué onda?

Noches bizarras.

No hay comentarios: