mayo 25, 2012

Cuaderno

A esta libreta le quedan pocas hojas. Es un poco triste cuando ya no queda lugar en un cuaderno. Los cuadernos o libretas llenos se guardan. O se tiran. De cualquier modo, caen en el olvido, a menos que por casualidad algún día los volvamos a abrir.
Un perro que se llama Dalí pasea feliz por la plazoleta. Los pájaros cantan. Los juegos están vacíos. No me acuerdo dónde está el jardín secreto de la ciudad, el corazón verde de la mole gris.
A tu mano le quedan pocas caricias.

1 comentario:

Alan dijo...

♥.♥ Hermoso. Comparto lo del cuaderno.