junio 04, 2012

Con ayuda de cerveza

Hay un cigarrillo doblado que tu brazo no puede doblar. No puede tomar. No puede fumar. No puede agarrar.
No me importa si estás llorando ahora. Aunque no creo que lo hagas.
Yo quizás sí. O no. Todavía soy un inmaduro.
Siempre que escribo y quiero irme de tema, hablo de las nubes, porque las nubes son lindas y pelotudas. Como vos, pero con a.

No hay comentarios: