septiembre 03, 2012

Cuchara.

Nunca me pregunté por qué, pero nunca hablamos de la muerte. No hablamos ni de la muerte ni del ingenio silencioso que se esconde en la curva de las cucharas.
Quizás sean cosas demasiado ajenas para nosotros. O demasiado presentes.

2 comentarios:

Unknown dijo...

Somos la muerte. Somos la muerte y por eso no lo hablamos. Porque cuando pensamos en la muerte, es un pensamiento que escapa del punto frío, objetivo y abstraído, meramente teórico, y pasa al plano de lo real, al plano del nosotros. Y nos desesperamos. Y nos desesperamos, porque eso que estamos hablando es eso que está siempre en la esquina del ojo, y que no queremos ver, que nos acompaña día y noche, el pesar de la muerte. Y nos deseperamos, y ahí vienen las palpitaciones, la respiración agitada, la insoportable verdad que escondemos, y no puedo respirar, no puedo respirar e hiperventilo, no puedo respirar…

Unknown dijo...

(Matu)